mejor-odontopediatra-zaragoza

 

Odontopediatría, dentista infantil en Zaragoza

La odontopediatría es la rama de la odontología que se encarga de atender las necesidades bucodentales de los niños. Desde el momento en que nacen hasta que llegan a la adolescencia. La odontología pediátrica se enfoca tanto en el tratamiento, como en la prevención de enfermedades bucodentales en edades tempranas.

Para una salud integral y el bienestar total durante la infancia, el cuidado bucodental es clave. Además, es preciso garantizar el desarrollo correcto de los dientes de leche, los cuales permitirán la erupción de las piezas permanentes en las mejores condiciones. En consecuencia, llegarán a la adolescencia con una dentadura sana.

Primera visita al dentista infantil

Los niños deben acudir a la visita al odontopediatra por primera vez cuando ya se haya producido la erupción de todas las piezas dentales. Esto se produce a partir de los 3 años de edad. Aunque si antes de este tiempo se presenta algún problema o anomalía, los padres deben llevar inmediatamente a los pequeños para que reciban la atención respectiva.

Formación a los padres

Asimismo, la odontopediatría se enfoca en la formación de los padres. Es de extrema importancia que ellos tengan todo el conocimiento necesario para que cuiden la salud dental de los pequeños desde sus primeros meses de vida.

Entre otras cosas, la odontología infantil también pone en práctica una serie de estrategias para que los niños ven las visitas al especialista con una actitud positiva, para que acudan a la clínica sin temores y puedan hacer del momento una experiencia realmente positiva, que les permita asumir los encuentros futuros y cualquier tratamiento sin temores.

¿Qué hace el odontopediatra en la primera consulta?

Cuando los niños acuden a la clínica por primera vez, el dentista infantil lleva a cabo un examen de todos los dientes, las encías y la mandíbula para descartar cualquier posible problema. En suma, los padres reciben toda la información necesaria, especialmente en lo que tiene que ver con la higiene y los hábitos alimenticios.

Por ejemplo, durante los primeros meses de vida del bebé, deben limpiar la boca una vez al día con una gasa húmeda. Una vez que broten los primeros dientes utilizar un cepillo suave sin pasta dental, a partir de los 2 o 3 años se puede utilizar una gota de dentífrico y el cepillado siempre debe estar supervisado, la autonomía comienza a partir de los 6 u 8 años de edad.

Alimentación en niños

Con respecto a la alimentación, es precisa la lactancia materna hasta el sexto mes y no se debe añadir azúcar a las fórmulas. El biberón se recomienda sólo para administrar dicha fórmula artificial y se debe retirar progresivamente a partir del año. Con la aparición de los molares ya no se debe usar. El chupete tiene que ser anatómico y retirarse a los 12 meses.

De igual forma, se debe eliminar de la dieta infantil los azúcares fermentables y los de consistencia pegajosa. Tampoco se recomienda compartir utensilios con los niños, soplar su comida o besarles en la boca. Todo ello favorece la transmisión de bacterias.

Tratamientos habituales en una clínica dental infantil

Los niños ven afectada su salud dental principalmente caries y traumatismos que pueden fracturas o pérdidas de alguna pieza dental. Otros menos habituales son la maloclusión dental y las alteraciones en cuanto al crecimiento y desarrollo de los dientes.

Los tratamientos más habituales en odontopediatría son:

Aplicación de flúor

Este gel se aplica directamente durante 1 minuto con el objetivo de endurecer el esmalte dental y proteger los dientes de los niños de la caries. El flúor se adhiere al esmalte de los dientes, haciéndolo más duro y resistente a las caries. Los dentífricos contienen también flúor, pero este método podemos aplicar una concentración más alta para una máxima protección.

Sellado de fisuras

El esmalte dental inmaduro es más permeable y por lo tanto menos resistente a las caries. Éste tratamiento se practica para cubrir las superficies de los molares y premolares, así como los surcos de los dientes caninos e incisivos. Con ello evitamos que los restos de comida y bacterias entren allí y puedan generar complicaciones como la caries. Los selladores dentales son fáciles de aplicar y proporcionan años de protección.

La pulpotomía y pulpectomía

Estos son tratamientos similares a la endodoncia en los adultos y se llevan a cabo para tratar el tejido pulpar o los nervios, ya que se ven afectados cuando la caries avanza hasta el interior del diente. Estos procedimientos consisten en eliminar una parte del nervio o su totalidad, según sea el caso. Posteriormente se rellenará con un material  biocompatible y se reconstruirá el diente afectado.

Ortodoncia

Cuando la posición de los dientes permanentes en la infancia está alterada, es preciso aplicar los aparatos que la corrijan. El ortodoncista realiza la evaluación respectiva y determina el tipo de ortodoncia y el momento indicado para el tratamiento.

Mantenedores de espacio

Necesarios cuando se produce la pérdida de un diente de leche. Este hecho genera el desplazamiento de las piezas dentales adyacentes y por consiguiente, altera la erupción de los dientes permanentes. Por esta razón se aplica un dispositivo que conserve el espacio. Puede ser fijo o extraíble.

 

Odontopediatría, el dentista de los niños
5 (100%) 5 votes