Cuida tu boca, mima tu corazón

Periodontitis e infartos

Una mala salud oral multiplica por dos el riesgo de ataque cardíaco.

La conexión boca-corazón: Los peligros de una boca enferma

La inflamación oral prolongada permite que las bacterias entren en el torrente sanguíneo, facilitando la aparición de inflamación y enfermedades en otras partes del cuerpo.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España. Una mala salud oral aumenta las probabilidades de tener problemas cardíacos.

Las bacterias pasan al torrente sanguíneo a través de las encías inflamadas, y se adhieren a las placas grasas en el torrente sanguíneo contribuyendo a la obstrucción vascular.

Las bacterias desencadenan una respuesta inflamatoria (mediante mediadores inflamatorios) que causa que los vasos sanguíneos se hinchen, reduciendo el flujo sanguíneo y aumentando el riesgo de trombos y coágulos. Puede dañar la pared de las arterias facilitando la formación de placas (ateromas) que taponan las arterias y pueden dar patología vascular como infarto de miocardio.

El riesgo de muerte por infarto aumenta con cada diente perdido. Entre 80 y 90% de los procesos cardíacos, pueden prevenirse con un estilo de vida saludable.

Factores de riesgo cardíacos

  • Hipertensión
  • Diabetes
  • Colesterol alto
  • Enfermedad periodontal. Los patógenos periodontales afectan: infarto, derrame cerebral, hipertensión, otros procesos.
  • Sedentarismo
  • Dieta inadecuada
  • Tabaco
  • Alcohol

De acuerdo a las investigaciones, las personas con enfermedad periodontal, tienen el doble de riesgo de fallecer de ataque cardiaco y tres veces más de posibilidades de sufrir un derrame cerebral.

La inflamación oral prolongada permite que las bacterias entren en el torrente sanguíneo facilitando la aparición de inflamación y enfermedades en otras partes del cuerpo.

Cuide su boca, su corazón se lo agradecerá

Por lo general, cuanto menor sea el riesgo de problemas dentales, más tiempo podrá esperar antes de tu próxima revisión.

Por lo tanto, las personas con buena salud bucal probablemente sólo tendrán que acudir a una revisión rutinaria una vez al año, pero las que tengan más problemas (como la enfermedad de las encías) necesitarán revisiones más a menudo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Call Now Button