Implantes dentales en el tercer mundo

Los implantes dentales en países subdesarrollados

La salud dental es un indicador de la salud general de una persona, pero para muchos de los pobres del mundo, la salud bucodental es una de las áreas más descuidadas. Afortunadamente, en algunas regiones, los cuidados dentales están mejorando.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que “en todo el mundo, entre el 60 y el 90 por ciento de los niños en edad escolar y casi el 100 por ciento de los adultos tienen caries dentales”. El cuidado de la salud bucal también incluye, en parte, el cuidado de las encías, el dolor de boca, las infecciones bucales y la pérdida de dientes.

Lo que es un hecho es que “las enfermedades bucodentales en niños y adultos es mayor entre los grupos de población pobres y desfavorecidos” (OMS).

En algunas partes del mundo, el acceso a la atención odontológica es completamente nula. La Asociación Dental Americana (ADA) ha dado una advertencia a los viajeros estadounidenses: “Si está planeando un viaje fuera del país, puede ser útil programar un chequeo dental antes de partir, especialmente si va a viajar a países en desarrollo o a zonas remotas sin acceso a una buena atención dental”.

Esta advertencia para los ciudadanos estadounidenses muestra la necesidad de un mejor acceso universal a los profesionales de la salud bucodental en los países en desarrollo. Esto es especialmente cierto para aquellos que viven en la pobreza.

¿Qué dicen los estudios?

Hay dos estudios en particular que destacan la conexión entre la pobreza y la mala salud dental. Uno de ellos proviene de un estudio argentino que analizó los ingresos y la educación de los padres, así como el acceso a la atención de la salud bucodental. El estudio encontró que existe una correlación directa entre la mayor atención odontológica y los indicadores de pobreza más elevados.

En otro estudio, la OMS informa que en México, entre el 60 y el 70 por ciento de las personas mayores tienen pocos o ningún diente, ya que su economía no les permite ni el cuidado dental recomendado ni las cirugías de implantes dentales económicos. El informe también encuentra que más del 90 por ciento de los mexicanos tienen caries sin tratar. Al igual que en el estudio argentino, cuanto mayor era la pobreza, peor era el cuidado bucal. Sus conclusiones son similares a las de los habitantes de países subdesarrollados.

¿Qué se puede hacer? La situación parece nefasta y difícil.

Una de las mejores maneras de ayudar a combatir las caries y otras enfermedades orales no contagiosas es promover el cuidado dental adecuado. En las escuelas de Filipinas, el lavado de manos y el cepillado de los dientes forman parte de su currículo diario. La atención odontológica ha sido una razón constante para que los niños y niñas falten a la escuela, pero UNICEF ha descubierto que para los niños y niñas en edad escolar, “el cepillado de los dientes puede dar lugar a reducciones de hasta un 27% en el ausentismo escolar”.

El Programa Mundial de Salud Bucodental de la OMS también está trabajando para reducir las enfermedades causadas por una mala atención de la salud bucodental. El enfoque no sólo se centra en el cepillado adecuado de los dientes, sino también en una dieta adecuada, la reducción del tabaco y el consumo excesivo de alcohol. Es necesario examinar todas las áreas para ayudar a prevenir la pérdida de dientes, la enfermedad de las encías y algunas formas de cáncer oral.

Se abre una puerta a la esperanza

Todavía queda mucho por hacer para ayudar a mantener una salud bucodental adecuada, especialmente para las personas que viven en la pobreza. El acceso a una atención dental adecuada cuando se producen caries o infecciones bucales sigue siendo insuficiente.

Afortunadamente, hay programas en marcha que están prosperando, como los de las escuelas filipinas que están demostrando ser exitosos. Esperamos que su modelo se utilice en otras regiones para que el cuidado de la salud bucodental mejore en todo el mundo.

Fuentes

 

Los implantes dentales en países subdesarrollados
Valore nuestro trabajo
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *